Infancia

Me acuerdo del bosque al lado de casa
los enormes eucaliptos levantándose ante nuestras miradas de niños
su olor.

Me acuerdo corriendo a través de esos árboles
jugando al lobo feroz con mis hermanos
a construir cabañas con sus ramas caídas.

Me acuerdo de los fuertes vientos de agosto,
las copas de los eucaliptos sacudiéndose con estrépito a la altura del cielo
el ruido amenazante, anunciando el peligro.

En las faldas del cerro
al lado del bosque
mi casa
un punto.

Escuchando con miedo la agitación de los árboles
imagino que caen y parten mi casa en varias tajadas
como machetes empuñados con furia.

Tan frágil frente a la fuerza del viento
aún así mi hogar, cálido refugio,
leche con chocolate caliente y buñuelos,
palabras que reconfortan y juegos de niños.

¿Y nuestra cabaña del bosque?
mañana construiremos otra.

Pero el grito de las motosierras, los eucaliptos caídos
casas y mas casas
la ciudad ha tomado el bosque
mi casa vendida
fin de la infancia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: