Fragmentos

Esta mañana

Esta mañana, te observas escribiendo y te preguntas, como Modesta en “El arte del placer”, si quieres realmente volverte esclava de tu pasión.

Sabes que necesitas de esa intensidad que te saque de tanta realidad, te empuje a sobrepasar tus límites una y otra vez y te haga soñar. Al mismo tiempo, es como si quisieras evitarlo, porque esa necesidad de ir más allá llega con una fuerte carga de ansiedad.

Cuando te apasiona algo te sumerges en ello sin resistencia mientras el placer acompaña tus acciones. No sabes en qué momento aparece la urgencia y del placer pasas a la obligación y de ahí al sometimiento. Entras en una especie de persecución desenfrenada con el fin de llegar al origen de algo que ni siquiera tiene forma ni consistencia, porque no existe más que como una intuición. Entonces te preguntas porqué lo sigues haciendo.

Crear es una ilusión y tiene el poder de seducir. Cuando hay algo burbujeando al interior tuyo que busca la manera de salir, primero resuena en tu cuerpo y luego llega a tu entendimiento invitándote a sondear los límites. Tú tienes la opción de escoger entre ir a su encuentro o ignorarlo.

Al principio, hay una distancia confortable entre ese algo burbujeante, tú cuerpo y tú. Luego ese algo te toma y sabes que mientras no logres descifrarlo y darle la forma, estará ahí agobiándote, perturbando tus días, tus acciones y tus relaciones. Entonces tienes que dejarte invadir hasta que de alguna manera las sensaciones, imágenes y pensamientos se articulen por dentro y logren formar aquello que tiene que salir.

No importa la forma que tome, lo que cuenta es que represente lo más fielmente posible ese movimiento interno y que te convenza. Es difícil negociar con uno mismo, porque si bien no sabes hacia dónde vas, sientes con certeza si la dirección que estás tomando resuena dentro de ti.

Ya es tarde. No hay manera de esquivar ni disuadir.

Mientras especulas sobre ese algo que, aunque todavía no existe más que como una sensación, ocupa cada vez más espacio; a pesar de la ansiedad que te genera, tú ya has decidido continuar.

Un Comentario

  • Gonzalo Zalles Limpias

    El arte de crear es una bendición de Dios que hay que aprovechar la máximo. Llevas a tus lectores por caminos increíbles que son inducidos por tus pensamientos y se acomodan de formas increíbles en los cerebros de los diferentes lectores, se forma una simbiosis cómplice de sueños y alegrías!!!! Besitos!!!!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: