Fragmentos

Te lo pido

Quizás porque sospecho que no estoy en mi sitio tengo que pedirte que te vayas. No puedo hacerlo yo, no quiero que me odies. Te confieso, no estoy seguro de nada, pero tiene que haber algo más.

Esta vida que hemos construido juntos no puede ser la mía. Parece que lo fuera porque la he vivido yo junto contigo. Pero ese no era yo, sino un impostor. Algún otro ha tomado mi lugar y me ha dejado en el camino.

¿Que quién habla ahora? Pues el que estaba al otro lado, detrás del impostor.  Puede parecerte desquiciado, pero de pronto me siento dividido. Varias voces me hablan a la vez y todas creen ser la mía.

No sé, lo siento, no sé. Nunca estoy seguro de nada, no puedo decirte cual de todas esas voces es la que ha vivido contigo estos 20 años. Solo puedo asegurarte de que no ha sido ésta, la que te habla ahora. No me reconozco en esta escena: yo y tú en esta casa nuestra. Tampoco en ese tren de vida ni en la persona que corre al lado tuyo. Sus luchas me son ajenas. Tiene que haber algo más.

Mi voz tiembla es cierto. Y es que emerge tímida de entre todas esas otras que me habitan junto con las dudas. Desde las profundidades clama por mí. Frágil. Lamento que no te guste cómo suena ni todo lo que dice. Quizás tengas razón, la de ayer era más firme y seductora. Entiendo que la prefirieras aún si no es la mía, pero es que es más fácil asumir cuando no se arriesga nada.

Quizás porque sospecho que esto no puede ser todo te pido que me dejes. La costumbre no me basta y no quiero seguir transando. En el fondo soy un hombre fiel, solo puedo ser uno a la vez. Mi voz es débil, pero habla verdades. Si me he traicionado ha sido sin saberlo. Pero ahora, vete por favor, antes de que comience a odiarte.

Un Comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: